Descubre los métodos que funcionan en el mundo de los negocios, los que se están aplicando hoy en día

Para crear un negocio nuevo, para hacer crecer el que ya tienes o para solucionar alguno de sus problemas.

 

Nada de soluciones mágicas.

Que no hay.

Sino soluciones que funcionan.

Que sí hay.

Yo me dedico a encontrarlas, aplicarlas y hablar de ellas.

 

Te las cuento a través de correos electrónicos: tres por semana con soluciones prácticas a problemas reales. Seguro que algo puedes aprovechar.

 

 

Y si resulta que no, pues oye con cancelar la suscripción arreglado.

Estoy seguro que pocos de los 1,8 millones de personas que están llevando hoy en día un negocio en España son expertos en estrategia, gestión y marketing. Bueno, a lo mejor alguno sí que es experto en todo eso. Pero me da que son los menos. De lo que sí saben es de buscar ayuda cuando la necesitan, de ser persistentes y, por supuesto, de lo suyo. De lo que quiera que sea su producto o servicio.

Lo que yo hago es hablar de las mejores prácticas que está aplicando toda esa gente a la hora de afrontar la creación, el crecimiento o la gestión de un negocio.

De lo que hacen para tener “éxito”. (Entre comillas porque la definición de éxito es algo muy personal).

Te mandaré tres emails por semana hablando de estas cosas. Esa es mi propuesta.

En un tono lo más divertido posible porque, además de para hacer crecer nuestros negocios, aquí estamos para pasárnoslo bien.

En uno de esos emails, por ejemplo, te hablaré de los 9 factores internos de éxito que toda persona que lleve un negocio, o quiera llevarlo debe cultivar según el MIT. Son datos de un estudio hecho en España con el que estoy muy de acuerdo.

Pero antes déjame que te hable de Rafa.

Rafa no es un emprendedor, nunca pensó que se iba a encontrar intentando sacar un negocio adelante. Él era más de tener un trabajo, ir a la oficina, pasárselo lo mejor posible y llevarse un sueldito a fin de mes.

Al menos al principio.

Últimamente ya no era así, se estaba hartando. Pero por ninguna razón en especial y por todas en general.

Lo que antes le venía bien, ahora ya no le gustaba tanto. Su situación personal había cambiado, se había hecho un poco más viejo, tenía diferentes expectativas.

En fin, la vida misma.

Total que Rafa se lió la manta a la cabeza y se puso a montar un negocio. Tenía unas cuantas buenas ideas, de eso andaba sobrado. Así que solo tuvo que escoger la que más posibilidades tenía de salir adelante y se puso en marcha.

De esto hace ya un par de años.

Y Rafa sigue en su trabajo, su negocio no le da un duro y encima se ha gastado un pequeño capital en intentar ponerlo en marcha.

A veces, se desespera. Y bastante. No es capaz de ver lo que está haciendo mal, no consigue entender por qué a otra gente parece irle bien mientras que él no consigue salir adelante.

Se le pasan cosas raras por la cabeza: como que quizá no sea lo suficientemente bueno para esto, que quizá hace falta estar hecho de una pasta especial para sacar adelante un negocio y él no está hecho de esa pasta…

Ha intentado varias cosas pero los resultados simplemente no llegan.

Hay momentos en que todo le parece complicadísimo, escucha muchas opiniones y lee muchos blogs que se supone le deberían ayudar.

La verdad es que le lían más aún.

Aquí aprenderás que siempre hay una forma determinada de hacer las cosas cuando se trata de llevar un negocio, a aplicar el sentido común, a conseguir nuevas habilidades cuando es necesario, a buscar formas de no abandonar, a perseverar…

Rafa lo acabó encontrando y le ha ayudado, a veces lee mis emails, a veces no. Pero siempre que los lee vuelve al corazón de su negocio, a preocuparse por las cosas importantes y eso le ayuda a mantener su foco, a perseverar, a entender que sus problemas los tiene más gente y existen formas de solucionarlos.

Porque, lo que Rafa hace ahora es tener presentes los factores internos de éxito de los que te hablé hace un rato, los que hay que cultivar, los que toda persona que lleva un negocio tiene que tener muy presentes:

Son estos:

Perseverancia

Pasión

Determinación

Visión

Flexibilidad

Creatividad

Sociabilidad

Buena comunicación

Educación

Esto parece estar muy claro, lo lees y tiene mucho sentido. Piensas: «es verdad, tengo que acordarme de esto porque es importante».

Pero enseguida se olvidan.

O pasan a un segundo plano.

Porque la vida es complicada y siempre hay fuegos que apagar.

Lo que hacen mis emails es mantenerte en el camino. Una vez al día tienes la oportunidad de dedicar unos minutos a los temas realmente importantes que hacen que tu negocio salga adelante.

 

 

 La oportunidad de mantener el foco.

 

En resumen, al dejarme tu email te llevas la herramienta que todo negocio debe conocer y además:

  • Recibes por email píldoras sobre algún tema de creación, desarrollo o gestión de negocios. Puede encajar con el problema que te preocupa ese día o no. Eso no te lo puedo garantizar, lo que sí te aseguro es que recibirás estrategias y tácticas probadas, que funcionan.

  • Todavía no he llegado al punto de cobrar por mis emails (aunque a algún suscriptor ya se le ha escapado que debería hacerlo). De momento este servicio es totalmente gratis.

  • Mantener el foco es lo más difícil en los negocios, mis emails te ayudan a volver de dondequiera que te haya llevado el día a día hacia la columna vertebral de tu negocio.

  • Son cortos, no te preocupes. Invierto bastante tiempo en escribirlos para que sean fáciles de leer, entretenidos y lo más ricos posibles en ideas. Me aplico lo que dijo Cicerón: «Si hubiera tenido más tiempo hubiera escrito una carta más corta».

 

  • Hablo de perseverancia, de marketing digital, de planificación, de ejecución, de gestión del tiempo, de gestión de equipos, de comunicación. Emails prácticos que van a lo importante, lo que funciona.

 

Te dejo por aquí algunas respuestas a preguntas frecuentes por si te ayuda con tus dudas.

Ya recibo demasiados emails, ¿por qué le voy a prestar atención a los tuyos?

Si de verdad te interesa sacar tu negocio adelante te van a interesar. No me gusta perder el tiempo ni hacérselo perder a nadie. Escribo estos emails porque me apasiona el desarrollo de negocios y son útiles. Pero al final, claro, la utilidad para cada persona depende mucho del momento de desarrollo personal en el que se encuentre. Tú lo juzgarás mejor que nadie.

Pero, ¿de qué hablas exactamente en tus emails?

Uf, poner la lista aquí sería demasiado largo. Verás, yo tengo un par de negocios y uno de ellos, que es el que más me gusta con diferencia, hasta podría llamarlo mi pasión, es ayudar a otros dueños de negocios a salir adelante con todo lo que yo he podido aprender. Se suele llamar una mentoría o una consultoría aunque ninguno de los dos nombres me gusta.
No te diría que hay un tema que me guste más que otro y que por eso hable más de él, quizá la planificación ahora que lo pienso, pero no hay tema que deje sin tocar: desde el diseño de planes de negocio y hojas de ruta, la parte de ejecución de esos planes, los estados emocionales por los que pasamos, el marketing y especialmente el marketing digital, la implementación de soluciones y procesos en negocios ya existentes…. En fin, una variedad interesante creo yo.

¿Y dónde está el truco, cómo ganas dinero?

Con formación y consultoría, en cada uno de mis emails introduzco un link a alguno de estos servicios. Siempre están al final para que no incordien al objetivo principal de contarte lo que quiero contarte y que te sirva de algo. Pero, oye, de algo hay que vivir.

Mola, pero creo que abarcas demasiados temas y va a ser difícil que encaje exactamente con lo que a mí me preocupa.

El beneficio principal de mis emails es que, cada vez que ves uno, tu foco vuelve a los principales temas de tu negocio, es posible que el tema del día no te aplique pero hará que dediques tiempo de valor al problema importante.

Así lo veo yo y eso me dicen quienes los leen. No te puedo decir más, al final tú tienes que valorarlo y yo no puedo entrar en eso.

Si te gusta la idea de recibir emails sobre establecimiento, desarrollo y solución de problemas de negocio pon tu email aquí abajo.